miércoles, 22 de junio de 2016

¡VERANO! TARTA PLAYA O CHARLOTA A LOS DOS CHOCOLATES

PARA FRANDO
Otro año más estrenamos verano. Esta es una receta guardada desde el año pasado, cuando Frando cumplió 5 años. Cuando falta tan poquito para las vacaciones ya por aquí lo estamos extrañando y esperando, así que la entrada de hoy queremos que sirva para recordárselo. La playa está guardadita para cuando lleguen.
Como Frando cumple años en pleno agosto, se nos ocurrió preparar esta charlota de doble mousse de chocolate blanco y chocolate negro, que puede servirse bien fresquita y la cubrimos con montañas de galleta molida para ambientar la arena de la playa. Todos los trastos "playeriles" se hicieron con pasta de azúcar, las tablas de surf de oblea recortada cubierta de fondant y las figuras de la mamá y los niños se compraron de Playmobil para que duraran todo el verano. (Que me perdone Paco pero el papá no venía en el pack). Las cometas que su tío Nando le ha enseñado a hacer recientemente, se hicieron recortando unos paragüitas de papel y engarzando en ellos un alambre de flores fino y largo. 
Ingredientes para el Mousse de chocolate blanco:
4 claras de huevo
100 gramos de azúcar
200 gramos de chocolate blanco de repostería
400 ml. de nata de montar mínimo 35% m.g.
una pizca de sal
50 gramos de mantequilla
4 hojas de gelatina
Ingredientes para el Mousse de chocolate negro:
200 gramos de mantequilla
2 tabletas de chocolate negro
6 huevos
6 cucharadas rasas de azúcar

- Bizcochos de soletilla
- Galletas tipo María molidas (para cubrir la superficie y la bandeja).
- Zumo o almíbar de piña para mojar los bizcochos.
Preparación del Mousse de chocolate blanco:
Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría durante 15 minutos. Reservamos hasta el momento de usarlas. Montamos las claras a punto de nieve con la pizca de sal, cuando estén casi montadas vamos añadiendo el azúcar poco a poco hasta que esté totalmente integrado y reservamos.
Derretimos el chocolate al baño maría y añadimos la mantequilla, mezclamos bien y dejamos templar. Añadimos a continuación las hojas de gelatina bien escurridas y removemos bien hasta que se diluyan. Montamos la nata. En un bol grande vertemos el chocolate y añadimos alternativamente   de dos veces, las claras montadas y parte de la nata, removiendo con movimientos suaves y envolventes. Reservamos en la nevera.
Preparación del Mousse de chocolate negro:
Ponemos el chocolate al baño maría a fundir, añadimos la mantequilla y unimos bien. Vamos añadiendo las yemas de los huevos de una en una rompiéndolas rápidamente y removiendo siempre. Añadimos las cucharadas de azúcar y seguimos removiendo unos minutos hasta que se disuelva. Retiramos del fuego y añadimos las claras montadas a punto de nieve integrándolas con suavidad. Reservamos en la nevera.
Montaje de la tarta:
Preparamos un molde preferiblemente desmoldable, en este caso se usó uno cuadrado de 25 x 25 centímetros. Cubrimos el fondo y las paredes con papel de hornear. Ponemos el zumo de piña en un plato hondo o cuenco y vamos colocando capas de bizcochos de soletilla, mojados previamente en el zumo, empezando por las paredes del molde y después cubriendo la base. Añadimos una capa generosa de mousse de chocolate negro. Ponemos otra capa de bizcochos de soletilla y mousse de chocolate blanco, y otra capa de bizcochos y mousse de chocolate negro de nuevo. Cubrimos con un film y llevamos a la nevera mejor de un día para otro. O al congelador si se prefiere. 
Al día siguiente se saca de la nevera o congelador, se desmolda, se pasa una cinta de rafia alrededor de los bizcochos y se adorna con la galleta molida y con todos los trastillos de playa que tengas la paciencia de hacer.  Debe servirse fresquita, así que si va a consumirse a medio día o por la tarde basta pasarla a la nevera por la mañana y sacarla un rato antes de servirla. 
He disfrutado muchísimo haciendo esta tarta, como todas las que he hecho para Frando, especialmente en el momento de ver su sonrisa, así que deseando que cumpla muchos más y que nosotros siempre lo veamos. 
Feliz verano para todos y ¡hasta pronto! hoy dedicado a Frando.

miércoles, 15 de junio de 2016

TARTA MOUSSE DE CHOCOLATE Y FRAMBUESAS


¡Victoria, que sea algo lindo para fotografiar!...esa fue la frase de Laura que se me repetía en la cabeza desde que quedamos para unas enseñarme a sacar unas fotos "decentes" de mis dulces. En cuanto la vi fue amor a primera vista. Frambuesas, chorretones de chocolate y sin apenas bizcocho, solo un brownie de chocolate negro en la base y encima tres tipos de mousse. 
No me pude resistir a sus encantos.  ¿Complicada y engorrosa?... no mucho, solo requiere organizarse, pero como se puede hacer con antelación,  o por fases,  es relativamente cómoda de hacer. Aunque la verdad es que no se que me dio mas lata  si hacerla o si traducir la receta, porque estaba en ingles y mi ingles es de colegio y el traductor  me pone en cada compromiso como traducir como "hielo" la palabra "glace´" que es la cobertura o glaseado, así que no te cuento los sufrimientos. Luego convertirlo a gramos y a nuestros ingredientes de andar por casa, por ejemplo yo prefiero las hojas de gelatina antes  que hablar de cucharadas de gelatina en polvo, porque no controlo sus marcas y no se como son sus cucharadas, porque aunque he comprado de esas medidas que se suponen que son estándar, la realidad no es esa. Así que una vez superada la traducción y conversión de onzas, galonees, y cup me puse manos a la obra. 
A todas estas, la tarta no es para nada ni para nadie, fue solo el capricho de hacer la tarta mas bonita que me había entrado por los ojos, un reto que me puse a mi misma. Y como dice mi hija soy única complicándome la vida,  hacer una tarta de este tipo un día de trabajo al salir a las 3 de la oficina y sin nada especial que celebrar. Y el problema vino luego, para ver quién se comía esta enorme  tarta, que es por lo menos para 15  personas porque mide unos 13 cm. de alto, por 20 de diámetro. Me planteé llevarla a la oficina, regalarla por facebook al primero que viniese a buscarla...pero al final opté por disfrutarla, partiéndola al terminar de sacarle las fotos y comiéndonos las dos un buen pedazo. Otro trozo a casa de mi hermana, otro a la amiga de mi hija que apareció por casa y el resto fue al congelador en porciones y cada vez que aparecía alguien por casa le ofrecía probar un pedazo.
Lo advierto, no es sencillita,  no es una tarta para principiantes, ni  para un día estresado y que vas con prisas, pero merece la pena porque es una tarta deliciosa, suave y ligera.
Toda mousse y un estupendo brownie de chocolate como base.

Ingredientes:

Para la capa de Brownie:
100 gr.  harina
60 gr. cacao en polvo sin azúcar
½ cucharadita de sal
½ cucharadita de polvo de hornear
110 gr. mantequilla sin sal  
200 gr. azúcar  
2 huevos grandes, a temperatura ambiente
2 cucharaditas de extracto de vainilla

Para la mousse de chocolate:
255 chocolate negro 52%
450 gr. de nata 35% de materia grasa, que dividiremos al utilizar.
Pizca de sal
4 1/2  hojas de  gelatina

Para la mousse de frambuesa:
2 cajitas de frambuesas frescas
250  gr. chocolate blanco.
400 gr. nata 35% 
Pizca de sal
4 1/2 hojas de gelatina
colorante para alimentos de color rosa (opcional)

Para la mousse de vainilla:
250 gr. chocolate blanco.
400 gr. de nata 35%
4 cucharadas de miel o melaza. Yo usé una melaza inglesa que viene en una lata verde. 
Pizca de sal
4  1/2hojas  de gelatina
2 cucharaditas de pasta de vainilla (se puede sustituir el extracto de vainilla)

Para terminar:
110 gr. chocolate negro 52%
110 gr de nata 35%
1 cajita de frambuesas frescas
decoraciones de chocolate (opcional). Yo me puse a hacer unas hojitas de chocolate

Elaboración para  la capa del brownie:

Precalentar el horno a 180 ºC.
Preparar molde  de 22 cm. Desmontable, poniendo en el fondo papel vegetal y rociando bien el resto con mantequilla, aceite o aerosol de aceite. Poner juntos  la harina, el cacao en polvo, la sal y el polvo de hornear en un tazón pequeño.  Apartar de momento. 
Ponemos en un bol la mantequilla y metemos al microondas para que se funda, se añade el azúcar y se revuelve bien. Cuando esté casi fría se pasa al vaso de la batidora con varillas y se van añadiendo los huevos de uno en uno hasta que quedan perfectamente integrado y la vainilla. Ahora se deja de batir y con la espátula se añaden todos los ingredientes secos que hemos mezclado previamente. Vertemos en el molde y al horno. Estará unos 22 minutos aproximadamente, pero ya sabes, que hay que pinchar antes de sacarlo del horno.
Mientras vamos preparando  unas tiras de acetato para poner en el molde porque nuestra tarta va a medir mas de 10 cm de alto y con el molde no bastará. Las tiras las pondremos cuando esté frio y vayamos a poner la crema de la mousse.
Una vez cocido el brownie desmoldamos y ponemos a enfriar. Ya frio, cogemos el molde y colocamos una tira de acetato en todo el borde asegurándonos de que queda lo suficientemente alto, en el fondo del molde colocamos un cartón de comida para comida, porque esto hará que luego nos sea mas fácil mover la tarta y colocar en el plazo de servir  y después cuidadosamente el brownie sobre el cartón.

Empezaremos a preparar la capa de mus de chocolate.  Ponemos a remojar la gelatina en un vaso con agua. Por otro lado del total de la nata, apartamos unos 150 gr aproximadamente que  pondremos al fuego y donde una vez bien caliente verteremos el chocolate y removemos  hasta que se disuelva. y lo vamos devolviendo de vez en cuando para que que se vaya enfriando.  Mientras tanto vamos montando el resto de la nata.  Apartamos. Cogemos la gelatina y la fundimos en dos o tres cucharadas de nata caliente hasta que se disuelva  y eso lo incorporaremos a la crema que hemos hecho del chocolate con la nata fundida.  Cuando esté ya todo a temperatura ambiente le vamos añadiendo la nata montada y esa masa la verteremos sobre el brownie que tenemos dentro del molde. 
Metemos la nevera.

Ahora vamos hacer la mousse de  frambuesa. De nuevo ponemos la gelatina a hidratar.
Empezamos haciendo un puré  metiendo una de las cajitas de frambuesas frescas media taza de frambuesa fresca en la batidora y después ese puré lo pasamos a través de un colador para el final obtener unos  150 ml de puré de frambuesas sin semillas.  Este puré junto con el chocolate blanco y con 150 gr.  de nata líquida y la sal la metemos en el microondas a calentar, sacamos y removemos hasta que se funda. Apartamos. Con la gelatina  hacemos lo mismo que con la mousse de chocolate, calentamos un par de cucharadas de nata al microondas y allí le ponemos la hojas de gelatina bien escurridas. Cuando se han disuelto la añadimos a nuestra crema de pure de frambuesas y chocolate blanco. Dejamos que se vaya enfriando mientras montamos el resto de la nata, y de nuevo incorporamos la nata con una espátula a la crema y la cajita entera de frambuesas frescas enteras. Mezclar y verter sobre la tarta que tenemos en la nevera.

Y ahora la última capa la de mousse de  vainilla. Repetimos la operación de poner la gelatina a ablandar en agua fría.  Mezclamos el chocolate con unos 150 gr de la nata liquida, añadimos cuatro cucharadas de miel, y la vainilla, yo  en mi caso utilicé  melaza de leoncito la pizca de sal y todo esto al microonda fundirlo igual. Remover bien y repetir la disolución de la gelatina en un par de cucharadas de nata y se lo añadimos a la crema. De nuevo dejar enfriar mientras montamos la nata. Y mezclar con movimientos envolventes. See la incorporamos a la tarta que tenemos en la nevera. 
Dejaremos reposar bien para que se  fijen las capas de mousse, al menos 5 horas, pero mejor opté por dejarla toda la noche, porque es una tarta bastante alta.
Para terminar la tarta desmoldar, quitar el acetato y pasar la tarta al plato de servir.

Para la decoración final. 
Hacer una ganache de chocolate rápida poniendo la nata al microondas hasta que se caliente, añadir el chocolate y remover. Dejar templar un poco, pero aún tibia verter  sobre la tarta, usando la espátula para llevar el ganache hasta los bordes y que chorree por los lados. Decorar añadiendo las frambuesas frescas y la decoración de chocolate que mas nos guste, en mi caso hice unas hojitas de chocolate que en el enlace puedes ver como es de sencillo hacerlas.
A la nevera hasta que endurezca el ganache. 
Para obtener unas pociones limpias, cortar la tarta estando bien fría con un cuchillo afilado y lavarlo con frecuencia entre los cortes, Para tener el mejor sabor y textura, déjala a temperatura ambiente durante 10 o 15 minutos antes de servir.

Esta tarta bien envuelta se conserva una semana en la nevera, así que podemos prepararla con antelación.
Congela de maravilla. Yo congelé varias porciones y dejándola a temperatura ambiente 15 minutos vuelve a estar estupenda.


Inspiración de la web sugarhero.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...