miércoles, 4 de mayo de 2016

PAVLOVA DE FRESAS Y ARÁNDANOS

Tarta de merengue y frutos rojos

No concibo una reunión con mis amigas sin una bonita tarta en medio de la mesa y lo malo es que ellas también la esperan. Sin embargo ninguna es demasiado golosa, por lo que solo podía pensar en algo dulce donde predominase la fruta y mejor si era ácida. Si para colmo la tarta es tremendamente bonita, tenía garantizado que les encantaría. Y así fue, además de terminarla entre las 5 en un momento, esa misma noche todas me pedían la receta, porque les había encantado.
La Pavlova me ha parecido uno de los postres mas deliciosos y delicados que se pueden servir, y riquísimo el contraste del merengue seco con la acidez de las frutas y con la suavidad de la crema.
Advierto que en esta ocasión la receta está calculada para dos bases  de tartas y además me sobró para hacer unos cuantos merengues individuales, pero es que quise aprovechar unas claras que tenía congeladas todas juntas, para ver que tal funcionaban y no podía apartar la cantidad que necesitaba y volver a congelar el resto.  También podemos hacerla tipo tarta muy alta,  usando las dos capas de merengue (yo prefiero llamarle suspiro, porque es un merengue seco), y dos capas de crema. Aunque también  puedes dividir la receta del merengue en dos, ojo solo la del merengue. A mi me vino muy bien las dos bases ya que tendía invitados en casa durante todo el fin de semana y no me venía nada mal. De todas formas el merengue horneado se puede guardar en una lata cerrada y te dura un montón de días igual de crujiente.
Advierto que se abstenga de hacer esta receta quién no tenga batidora de varillas, porque apenas tiene ingredientes y es fácil si tienes paciencia para poner bien duro el merengue y todos los utensilios bien limpios de grasa para que pueda montarse como tiene que ser, porque el menor resquicio de yema al separar las claras o resto de mantequilla en el bol te hará un desastre que tardarás en recuperarte de la frustración.
Otro detalle indispensable, es no sacar del horno al terminar, sino dejarlo enfriar dentro del horno durante al menos una hora. El cambio de temperatura repentina, también hará fracasar nuestra Pavlova.

INGREDIENTES:  PARA 2  BASES  DE 22 CM.

250 gr. de claras de huevo (mas o menos 8)
200 gr.  de azúcar granulada
150 gr. de azúcar en polvo
30 gr. de harina de maíz (Maicena)

250 gr. de queso crema, o creme fraiche
200 gr de nata montada
2 cucharadas soperas de azúcar
fruta triturada o pasta de fruta del sabor que mas nos guste, en este caso utilicé moras.

ELABORACIÓN

EL MERENGUE
Montamos las claras batiendo mucho con varillas hasta que se pongan duras y añadimos lentamente el azúcar granulada sin dejar de batir. Tamizar el azúcar en polvo con la Maicena sobre las claras que están a punto de nieve y batimos hasta que esté brillante y espeso, formando picos. Ponemos el merengue en la manga pastelera con la boquilla mas grande que tengamos. 
Forramos el fondo de la bandeja del horno con papel vegetal donde habremos pintado el circulo del tamaño que queramos para nuestra tarta, en este caso hice dos círculos de 20 cm. Vertemos entonces el merengue con una manga haciendo una especie de dique por el borde un poco mas alto para poder poner bastante crema y frutas. 
Al horno a 130º durante hora y media, y después abrir la puerta del horno un poco solo, sujetando con una cuchara de palo, para que se quede entreabierta la puerta  y no baje la temperatura del golpe.

LA CREMA
Montamos la nata y mezclamos con el queso crema, el azúcar y el sabor que mas nos guste, bien fruta triturada, vainilla, pasta de fruta o simplemente ralladura de limón.  Hasta que tengamos una crema homogénea.

Montamos  la tarta rellenando el merengue con tanta crema como queramos y las frutas bien lavadas y secas por encima, en esta ocasión fresas y arándanos.

¡Ojo! no preparar con demasiada antelación porque se humedecería el merengue. En este caso tenía preparada la crema  y en el último momento la monté.

Tarta de merengue, nata y frutas del bosque


miércoles, 27 de abril de 2016

TARTA DE LIMÓN Y ROSAS DE MERENGUE

PARA CARMEN
De nuevo una tarta de merengue para el cumpleaños de mi hermana Carmen, y ya tenemos tres en este blog.  La primera, casi inaugurando, era una clásica que puedes ver aquí, la segunda, una Tarta Asunción que también tuvo éxito, y la última, esta versión de hoy con crema de almendras en la base, riquísima. La verdad es que el merengue es, no sólo para mi hermana sino también para mí, como el chocolate para Victoria, mi compañera en este blog, el "no va más" de lo dulce.  
Ingredientes:
Para la base de masa sablé:
200 gramos de mantequilla en pomada
100 gramos de azúcar glas
2 huevos
360 gramos de harina de repostería
30 gramos de almendra molida
Para la crema de almendras:
2 huevos grande L (pesan aproximadamente 55 gramos cada uno)
110 gramos de polvo de almendras
110 gramos de mantequilla en pomada
110 gramos de azúcar granulada.
Para la crema de limón:
200 gramos de azúcar
100 gramos de mantequilla
4 huevos
4 limones
Para el merengue:
400 gramos de azúcar
1 vaso de agua
4 claras
Preparación de la base de masa sablé:
Colocamos en el recipiente de nuestro robot o batidora la mantequilla en pomada y el azucar y batimos preferiblemente con pala un par de minutos. Después añadimos el huevo y continuamos cremando un par de minutos más a velocidad media. Añadimos el polvo de almendra y seguimos batiendo con las palas unos segundos. Finalmente agregamos la harina y a velocidad muy baja con la pala seguimos mezclando hasta formar una bola. Si resulta una masa muy pegajosa podrían añadirse unas cucharadas más muy poco a poco, aunque es preferible no pasarse. 
Estiramos esta masa entre dos papeles de horno dejando un grosor de unos dos centímetros y la enfriamos en la nevera una media hora. Sacamos de la nevera y cortamos un cuadrado del tamaño del fondo de nuestro molde. Unimos los restos, volvemos a estirar y cortamos tiras de la altura también del molde. Cubrimos el molde con la base y las tiras presionando con los dedos para que se ajusten bien entre sí y también para que se ajusten al molde. Cubrimos con papel de hornear el fondo y las paredes y refrigeramos media hora. Seguidamente colocamos unas legumbres secas o unos pesos especiales para hornear sobre el papel de horno con el fin de que la masa no suba y horneamos unos 15 minutos  a 150 grados. Pasado ese tiempo sacamos del horno sin desmoldarla.
Preparamos la crema de almendra
Ponemos la mantequilla y el azúcar en un bol y batimos con las varillas un minuto. Añadimos el huevo y volvemos a batir un par de minutos más. Al final añadimos la almendra y seguimos batiendo unos minutos más. Colocamos la crema en la base de la tartaleta, si esta es muy grande habrá que duplicar las cantidades y volvemos a hornear a 160 grados hasta que se dore la crema (unos 25 minutos). Sacamos del horno, 
Para la preparación de la crema de limón hemos usado la Thermomix:
Rallar la piel de dos de los limones y exprimir los cuatro limones. Colar el zumo y reservar. Poner el azúcar en el vaso de la TMX y pulverizar a máxima velocidad durante 5 segundos aproximadamente. Añadir la ralladura de limón y volver a pulverizar otros 20 segundos a la misma velocidad. Añadir el zumo de limón, la mantequilla y los huevos y batir unos segundos a velocidad 3 para que se mezclen los ingredientes. Programar 10 minutos a 80 grados, velocidad 2. Pasado ese tiempo comprobar que tiene consistencia como de una crema pastelera, si no es así se programan 3 minutos más. Cuando enfría espesa aún más. Volcar en un bol y poner un film pegado a la superficie hasta que enfríe. Mejor que esté unas cuantas horas en la nevera antes de su uso.
Y vamos con el merengue italiano: para ello ponemos en el bol de la batidora, amasadora, o lo que vayas a usar, las claras y las batimos a velocidad media. Mientras tanto (es bueno tener una batidora que no requiera mantenerla con la mano), ponemos en un cazo 300 gramos de azúcar (reservar 100), y el vaso de agua,  sin remover dejamos que el agua y el azúcar lleguen al punto de bola-medio, o a alcanzar los 120º si dispones de termómetro. El truco para comprobar el punto del almíbar es meter una espumadera y soplar por los agujeros con cuidado, cuando salgan pompas como las de jabón, ya estará listo. No perdemos de vista mientras tanto las claras, y cuando estén medio montadas le añadimos los 100 gramos de azúcar que habíamos reservado en forma de lluvia, despacio. Una vez que el almíbar alcance su punto, lo vamos añadiendo al bol de las claras, sin detener la máquina en forma de hilo, poco a poco, hasta finalizar, aumentamos la velocidad y dejamos batiendo 10 o 12 minutos más. Hasta que al tocar el bol esté casi frío.
Para montar la tarta, rellenamos nuestra sablé ya horneada con la almendra con la crema de limón y, con ayuda de una manga pastelera con boquilla rizada grande hacemos unas rosas de merengue. 
Deliciosa...
¡Hasta la próxima!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...