miércoles, 4 de marzo de 2015

BOLLOS FRITOS (ROSQUILLAS) DE JUNCALILLO

Juncalillo es un caserío perteneciente a la zona alta del municipio de Gáldar en la Isla de Gran Canaria, es el típico pueblo pequeño de medianías, zona donde mejor se conservan las tradiciones de la Isla. La receta la recogió mi hermana de la madre de una de sus amigas y, aunque estos bollos se hacen en toda la Isla, y seguramente con variaciones en todo el país, estos son los de Juncalillo. La particularidad de hacerle cuatro cortes en forma de aspas hace que al freírlos queden mucho más crujientes. No obstante, las masas fritas son para consumirlas el mismo día que se cocinan, porque con el paso del tiempo pierden bastante. Un truco a aplicar si nos sobran para el día siguiente es darles un toque de microondas con el grill y después dejar que se enfríen. Este truco que también sirve para las galletas, hace que pierdan humedad y recuperen el punto crujiente. La receta es fácil de recordar porque sigue la regla del 6.

Foto de todopueblo.com
Ingredientes:
1 huevo
6 cucharadas de agua
6 cucharadas de azúcar
6 cucharadas de anís (Marie Brizart)
6 cucharadas de aceite (girasol u oliva suave)
Ralladura de limón (al gusto)
Harina (la cantidad necesaria para dar consistencia a la masa y poder formar los bollos)
1/2 sobre de levadura Royal

Para freir: aceite de girasol o de oliva suave para freír
Un trozo de piel de naranja

Preparación:
Evidentemente la forma tradicional de prepararlos es amasando a mano. Para hacerlos a mano se pone en un bol todos los ingredientes menos la harina y se mezclan con un tenedor. Se va añadiendo la harina y la levadura poco a poco y seguimos removiendo con el tenedor, hasta que ya no se pueda seguir y ya se sigue amasando a mano.
Yo esta vez he usado la amasadora y deja una textura algo diferente a la masa, más aireada, más blanda.
Batimos los huevos en un bol hasta que blanqueen, añadimos el resto de los ingredientes menos la harina y la levadura y seguimos batiendo hasta que esté todo integrado. Tamizamos 250 gramos de harina con la levadura y la  vamos incorporando a la masa e integrando con suavidad. Tamizamos otros 250 gramos de harina y vamos añadiendo a cucharadas hasta que se logre la consistencia deseada, que es sólo la que permita hacer los bollos. No mezclamos toda la harina de golpe con la levadura para poder guardar la que nos sobre, ya que de la última parte de harina nos puede sobrar o faltar.  Pues ya ven, como las recetas de antes, a ojo.
Esta vez para que quedaran todos del mismo tamaño he ido pesando porciones de masa de 30 gramos cada una. Formamos el bollo y con unas tijeras hacemos cuatro cortes en la masa.
Ponemos abundante aceite en una sartén algo profunda y ponemos la piel de naranja, cuando se dore por los bordes la retiramos y empezamos a freir. Vamos añadiendo los bollos formados de dos en dos o tres en tres, no más para controlar bien que se hagan pero que no se quemen.

Están riquísimos, dejan un olor en la cocina que ojalá pudiera envasarse. Si tienes niños cerca no dejes que se pierdan estos sabores para que formen parte de su memoria entrañable, como forma parte de la nuestra.
¡Hasta la próxima!






miércoles, 25 de febrero de 2015

BIZCOCHO DE MANDARINA Y ALMENDRA



Un trocito de queque para desayunar  o con el cafecito a mitad tarde, es uno de los placeres que todos nos podemos permitir. En esta ocasión simplemente con mandarina y hemos sustituido una parte de la harina por almendra molida, pero no es imprescindible, podemos hacerlo solo con harina y queda igual de rico.

INGREDIENTES
2 mandarinas enteras con piel y todo
2 huevos
1 cucharadita esencia de vainilla
100 ml de aceite de girasol
180 de harina. Puede ser 220 de harina y prescindir de la almendra molida
50 gr de almendra molida
220 azúcar
1 sobre de levadura en polvo. Usé Royal

PARA EL GLASEADO
el zumo de media mandarina
azúcar glás
ralladura de mandarina


Encender el horno a 180º arriba y abajo.
Y sacar la bandeja dejando unicamante la rejilla. Hago toda esta aclaración porque yo creía que era evidente pero el otro dia me preguntaba mi nuera porqué no le subía bien los bizcochos y después de mucho investigar, es que le dejaba debajo la bandeja y claro el calor no le llegaba correctamente.
Coger el molde que vayamos a utilizar y  untarlo con mantequilla y enharinarlo.
Poner en la batidora o el vaso de la thermomix las naranjas cortadas en cuatro trozos con piel y todo,  cuidando de eliminar si tiene alguna semilla.
Añadir los huevos, la vainilla y el azúcar y batir hasta que se convierta en un batido.
Ahora vertemos el aceite y seguimos batiendo. Mezclar la harina con la levadura y la almendra molida si hemos optado por hacerla con almendra y añadir removiendo con una espátula sin batir y meter al horno. A los 40 minutos vemos si está doradíto y si huele toda la cocina que da gusto. Eso es un síntoma inequívoco de que está cocido. Pinchamos de todos modos con un palillo o un cuchillo y si sale limpio es que ya está. Sacamos y dejamos enfriar un par de minutos antes de desmoldar.

Cuando esté totalmente frío es el momento de hacer el glaseado para la parte alta. En un vasito exprimimos media mandarina y vamos añadiendo azúcar glas mientras removemos hasta que tengamos un glaseado espesito. Vertemos por encima y espolvoreamos con algunas virutitas de cascara de naranja.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...