miércoles, 8 de junio de 2016

COCA AYAMONTINA

Esta última Semana Santa fuimos a pasar unos días con unos amigos a la bellísima Huelva.  Aunque ya habíamos estado varias veces en la zona, esta vez descubrimos muchas cosas nuevas. Como por ejemplo el precioso acantilado del Asperillo dando a la playa inmensa que hay entre Punta Umbría y Matalascañas, como paraje natural. Y, como experiencia sensorial, una tarde con una espectacular puesta de sol en la terraza del Parador de Ayamonte, con vistas a la desembocadura del río Guadiana, viendo al otro lado Portugal. Es un sitio impresionante. Acompañando al café pedimos un dulce que veíamos en el expositor sin saber lo que era, e inmediatamente después de tomarlo preguntamos al camarero. Era Coca Ayamontina, un dulce típico de Semana Santa, aunque ya me imagino yo que los Ayamontinos no esperarán un año para hacer semejante delicia. 
Enamorados de Huelva y de la Coca Ayamontina regresamos a nuestra Isla y la primera búsqueda en la red fue para localizar la receta. Por supuesto encontré muchas, pero la que más me convenció mirando los ingredientes fue esta, del blog Azul Púrpura, desde luego una vez probada no pienso cambiarla. Ya la he hecho tres veces y está muy muy buena.
Aunque también es verdad que he tenido la suerte de disponer de una de las materias primas de la Coca, que es el cabello de ángel, en versión casera, hecha a fuego lento, como se ha hecho toda la vida, en este caso de la mano de Malala, la madre de mi amiga Macu, que me mandó un gran tarro.
Ingredientes:
Para la masa:
1/2 Kilo de harina de trigo normal
125 gramos de azúcar
250 ml. de aceite de oliva
200 ml. de vino blanco
2 clavos de olor 
Ralladura de un limón
2 cucharaditas de canela en polvo
1/2 cucharadita de anís en grano

Para el relleno:
5 huevos tamaño mediano
350 gramos de almendra cruda molida (puede molerse en Thermomix)
250 gramos de azúcar
2 cucharadas soperas de canela en polvo
1 cucharada de ajonjolí (opcional añadirlo al relleno, comprarlo crudo y tostarlo en el momento en una sartén sin nada de aceite y removiendo hasta que coja un tono doradito)
Almendras laminadas (opcional añadirlo en medio del relleno, comprarla cruda y tostarla en el momento de usarla)
2 cucharadas de aceite de oliva

Cabello de ángel. (cantidad suficiente para cubrir una capa de la coca, que será mayor o menor según nos apetezca)

Para la cubierta:
Almendra laminada tostada (cantidad al gusto)
Ajonjolí tostado en el momento. (cantidad al gusto)

Preparación:
Precalentamos el horno a 150 o 160 grados.
Mezclamos todos los ingredientes que forman la masa en un cuenco grande y removemos hasta integrar bien. Reservar.
Preparamos a continuación el relleno. Para ello batimos las claras de los cinco huevos a punto de nieve no muy consistente. Aparte, batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen y estén espumosas. Cuando estén, añadimos las claras montadas y removemos despacio. Incorporamos a la mezcla la canela, el aceite de oliva y la almendra molida. En este punto, si se desea  se puede añadir un poco de ajonjolí a la mezcla, si no, lo reservamos para ponerlo únicamente en la cubierta más adelante.
Preparamos una bandeja metálica rectangular y colocamos papel vegetal cubriendo el fondo y los laterales, dejando unas solapas lo más grandes posible. Lo untamos con aceite de oliva. Cubrimos el fondo de la bandeja con la masa, extendiendo bien la misma ayudándonos con las manos aceitadas. En este punto es conveniente retirar los clavos de olor que amargan mucho el bocado a quien se lo tropieza. Espolvoreamos azúcar común por encima de toda la superficie. Extendemos la mitad del relleno, alisamos bien. Ponemos a continuación una capa de cabello de ángel extendiéndola con una cuchara o con las manos, esto nos costará un poco y no pasa nada si no queda del todo uniforme. El grosor de la capa de cabello depende de lo dulce que nos guste. Añadimos la otra mitad del relleno. Cubrimos toda la superficie con una generosa capa de almendra fileteada y espolvoreamos el ajonjolí. 
Llevamos al horno durante unos 25 minutos, o hasta que veamos que la superficie está doradita.
Sacamos del horno, dejamos enfriar un poco y desmoldamos con cuidado para que no se parta. Es muy útil ayudarnos de la solapa del papel de horno, y meter inmediatamente una pala ancha debajo, o volcarla como una tortilla si disponemos de una bandeja plana del mismo tamaño que la del horno. Este último sistema tiene la ventaja de que podemos retirar el papel de horno cuando esté boca abajo y colocar esta vez la bandeja definitiva de presentación, incluidas las blondas, sobre el revés de la coca y damos la vuelta manteniendo las dos bandejas para que no se nos caigan las almendras fileteadas. Cuando ya esté en la bandeja definitiva quitamos la superior. Dejamos enfriar pacientemente disfrutando ya de su aroma que es casi tan bueno como el mordisco en sí.
¡Que la disfruten tanto como nosotros, si es en Huelva mismo, mejor!,
¡Hasta pronto!












8 comentarios:

  1. Tengo que hacer esta tarta. Cuando era una chiquilla, solo me gustaba el chocolate, pero, con los años he aprendido a apreciar los dulces de "antaño". Esos con deliciosa crema, almendras, cabello de ángel... ¡Me encantan! Tengo una amiga que hace una tarta similar cuando nos reunimos y fresquita está deliciosa.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura, a ver si también tenemos ocasión de que la pruebes. Yo creo que sí, que te va a gustar.

      Eliminar
  2. estupenda receta¡¡ que no conocía y me ha encantado.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita, la verdad es que ya a veces tarda uno en encontrar alguna receta nueva, que no conocieras, me alegro de que te haya ocurrido con esta.

      Eliminar
  3. ¡que buena pinta esta receta! me la apunto...Ya tiene otra seguidora más, pase y siga mi blog donde pone (participar en este sitio) en este enlace http://mibonitolugar.blogspot.com.es/ espero su visita

    ResponderEliminar
  4. Saludos liri, bienvenida. Por supuesto que haremos una visita.

    ResponderEliminar
  5. Debe estar buenísimo contundente, aromático y con almendras tostadas.

    ResponderEliminar
  6. Esther, este tipo de dulces me encantan, para mi la almendra es suprema y si lleva otros ingredientes de los que también tengo debilidad me quedo sola comiendo.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitarnos. Nos encanta recibir visitas, aunque por falta de tiempo muchas veces solo contestamos a las preguntas, pero leemos todos tus comentarios con cariño e interés.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...