BOLITAS DE GALLETA, COCO Y LECHE CONDENSADA

Una receta de Esther Rodriguez
Hoy traigo una receta cargada de añoranza. Una receta facilona y conocida que trae, al menos a mi mente, infinidad de recuerdos de mis tías, mi madrina, mi madre... Tardes de verano en las que nos entretenían con este tipo de elaboraciones tan apropiadas para iniciar a los niños en las tareas culinarias. Y, ha sido un día de evidentes señales de final del verano, final de las vacaciones, con atascos por la mañana y una tarde más bien gris. Día de despedida de los sobrinos que vuelven a sus puntos de origen, demasiado lejanos, después de compartir unos días muy intensos todos juntos. Día de lagrimitas, en fin. 
He recordado esta receta gracias a Malala, la madre de mi amiga Macu, que las sigue haciendo para sus hijas y nietas. Siempre reitero ¡qué suerte tienen! y no me canso. 
Ingredientes:
300 ml de leche condensada
200 gramos de galletas tipo "María"
80 gramos de coco y un poco más para rebozar.
Preparación:
Triturar las galletas, mezclar con la leche condensada y con el coco y remover hasta integrar. Pasar a un recipiente plano donde pueda extenderse la masa con dos o tres dedos de altura. Refrigerar unas horas.
Sacar de la nevera y con ayuda de un cuchillo afilado marcar cuadraditos regulares sobre la masa. Separar con ayuda de dos cucharas cada porción o cuadrado y con las manos formar la bolita.
Rebozar en coco y listas. Pueden colocarse en cápsulas mini de magdalenas.
Feliz regreso a mis niños a sus obligaciones, feliz regreso a las rutinas para todo el mundo.
¡Hasta la próxima!

5 comentarios:

  1. la verdad que da pena que acabe el verano y que todos marchen a sus respectivas ciudades, pero bueno nos queda la alegria de que cuando nos demos cuenta tenemos las navidades y todos vuelven.
    tu receta que rica¡¡¡ y facilona, me la apunto.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar
  2. Hay comidas, aromas, texturas y formas que nos recuerdan experiencias vividas. La comida es algo muy curioso, pues trasciende la mera alimentación, ¿verdad?

    Las bolitas esas son una golosina, Esther. Yo me las comería a pares. Por cierto, me gusta lo que sugiere la primera foto con ese marco detrás mostrando a unos niños... Evoca esa nostalgia de la que hablas. Ya sabes que yo siempre digo que las fotos deben contar historias para tocarnos la fibra y lo has hecho.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Laura por este comentario tan bonito. Efectivamente la foto es de mis hermanos y yo en la playa de niños. En realidad solo la reconocerían ellos y alguien tan acostumbrada a mirar más atrás como tù.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitarnos. Nos encanta recibir visitas, aunque por falta de tiempo muchas veces solo contestamos a las preguntas, pero leemos todos tus comentarios con cariño e interés.