miércoles, 30 de septiembre de 2015

TARTA DE FROZEN

PARA ALAZNE, DE NUEVO
La niña más bonita de la familia ha cumplido nada menos que 6 años. Para la celebración de su cumple, que fue hace algunos meses, se hizo esta Tarta de Frozen. Ya sabemos que los niños no pueden resistirse a los lanzamientos de películas tan visuales y se enamoran de cada una de las que tienen la oportunidad de ver. Así que esta vez tocaba Frozen y nos pusimos manos a la obra. La tarta se compone de 3 bizcochos de yogur con frambuesa en 3 intensidades diferentes para conseguir un efecto degradado en el corte, horneados en un molde de 20 centímetros de diámetro y un relleno crema suiza de Toffe. En vez de usar almíbar para los bizcochos, se usó una salsa de caramelo salado entre capa y capa. La decoración se hizo en fondant salvo las bolitas, arbolillos y letras que son de coco y leche condensada. 

Ingredientes para cada uno de los bizcochos: (se hicieron 3)
3 huevos
1 yogur (125 gramos)
1 vaso de yogur de aceite de oliva suave (100 gramos)
2 vasos de yogur de azúcar (200 gramos)
3 vasos de yogur de harina  (220 gramos de harina)
1 sobre de levadura royal
ralladura de limón
1 cucharadita de pasta de toffe en uno de los bizcochos.
1/2 cucharadita de pasta de frambuesa en el segundo.
2 cucharaditas de pasta de frambuesa en el tercero.

Ingredientes para la crema suiza de toffe:
300 gramos de clara de huevo
500 gramos de azúcar
700 gramos de mantequilla cortada en cubitos
1 pizca de sal
1 cucharada generosa de pasta de Toffe 
(Usé pastas Home Chef) 

Ingredientes para el caramelo salado:
100 gramos de azúcar
150 gramos de nata 
20 gramos de mantequilla sin sal
1/4 de cucharadita de sal en escamas

Ingredientes para las bolitas de coco:
250 gramos de coco rallado y algo más para rebozar las bolitas
250 gramos de leche condensada

Fondant blanco y en varios tonos de azul para la decoración.


Preparación de los bizcochos:
Empezamos preparando los bizcochos. Para ello precalentamos el horno a 180º C, calor arriba y abajo. Engrasamos el molde de la manera acostumbrada, bien con mantequilla, bien con spray antiadherente. Esta vez hemos usado la amasadora para preparar la masa. Colocamos el accesorio varillas y batimos  los huevos y el azúcar, unos 5 minutos a velocidad máxima. Añadimos el yogur y el aceite y la pasta que corresponda según el bizcocho (toffe o frambuesa), mezclamos durante 10 segundos en velocidad máxima. Cambiamos al accesorio pala. Incorporamos la ralladura de limón y la harina tamizada junto con la levadura. Batimos durante 10 segundos a velocidad media. Terminamos de integrar la masa con una espátula. Pasamos nuestra masa al molde y horneamos durante 35 o 40 minutos, comprobaremos su cocción con una brocheta antes de sacarlo del horno. Pasados unos minutos desmoldamos y dejamos enfriar sobre rejilla. 
Si tienes varios moldes iguales y en tu horno caben puedes hacerlos todos a la vez, de lo contrario tendrás que esperar a desmoldar uno para hornear el siguiente. 
Preparación de la crema suiza:
Ponemos las claras y el azúcar en el bol de la batidora si fuera de acero inoxidable o en cualquier otro bol al baño maría y sin dejar de batir esperamos a que se caliente sólo hasta que notemos que el azúcar se ha disuelto (unos 4 minutos, si tienes termómetro hasta que las claras lleguen a 65ºC). Retiramos del fuego y montamos estas claras en velocidad alta hasta que se formen picos (unos 10 minutos). Si estamos usando amasadora cambiamos el accesorio a la pala. Deben estar frías las claras antes del siguiente paso que es añadir la mantequilla para que no se derrita.
Bajamos la velocidad de nuestra batidora y vamos añadiendo la mantequilla en dados poco a poco. Notaremos como la crema va cambiando de textura, primero será una crema suave, luego pasa a estar algo grumosa y con aspecto de cortada y al seguir batiendo vuelve a estar suave. Hay que batir al menos otros 10 minutos. Una vez hecha podemos añadirle sabores. En este caso se añadió unas cucharadas generosas de pasta de Toffe. 
Preparación del caramelo salado:
Ponemos el azúcar en un cazo a fuego medio y hacemos un caramelo oscuro. Cuando la totalidad del azúcar se haya fundido retiramos el cazo del fuego e incorporamos la mantequilla troceada y la sal (también podemos usar mantequilla ya salada), mezclamos bien. Para que la nata se integre mejor al caramelo y evitar grumos debemos tenerla a temperatura ambiente o calentarla suavemente en el microondas. Incorporamos la nata a la preparación anterior poco a poco y seguimos batiendo con una espátula hasta que se integre.
Preparación de las bolitas de coco:
En este caso usamos thermomix. Ponemos en el vaso el coco y la leche condensada y programamos 15 segundos, velocidad 6. Con la espátula bajamos los resto de coco y leche de las paredes del vaso. Mezclamos unos segundos más en la misma velocidad. Vertemos la mezcla en un bol y lo dejamos en la nevera unas horas. Pasado ese tiempo formamos bolitas y las volvemos a pasar por coco rallado. Las guardamos en la nevera hasta el momento de usarlas.


Montar la tarta

Entendemos siempre que las decoraciones en fondant y, en este caso también las bolitas de coco han de estar hechas con antelación. En el plato de presentación elegido, ponemos un poquito de crema suiza y colocamos nuestro primer bizcocho, en este caso empezamos por el frambuesa más intenso. Seguidamente ponemos unas cucharadas generosas de caramelo salado y, a continuación una capa de crema suiza, seguimos con todos nuestros bizcochos hasta acabar el último. (eran dos discos de cada color, en total 6). Hecho esto, cubrimos completamente la tarta con crema suiza y reservamos en la nevera. Mientras tanto, estiramos el fondant en este caso azul cielo y cubrimos completamente nuestra tarta. Después con una cantidad menor volvemos a estirar y cortamos los bordes redondeados y colocamos encima en forma de sombrero, que será nuestra nieve. Finalmente, como estemos de inspirados vamos colocando el resto de la decoración, figuras de fondant y las bolitas y árboles de coco.  Y, ya si te quedan ganas la empaquetas con celofán y un lazo. 

Así quedó el corte en una foto rescatada de la celebración. Las fotos, como siempre en estos casos, hechas con prisa, mucha prisa para llegar a tiempo y sin posibilidades de un corte decente en la propia celebración. El modelo lo adapté de una tarta que Victoria me buscó en Pinterest y desconozco su autor o autora.  A pesar de todo, ver la carita de Alazne  hizo que todo mereciera la pena, la única lucha fue impedir que se comiera a Olaf entero. 

¡Hasta la próxima!



4 comentarios:

  1. que pasada de tarta!! Es impresionante se mire por donde se mire, yo soy incapaz de hacer algo así o que se le parezca. un besito guapas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Myriam, pero no te creo. Con las maravillas que yo te he visto, todo es ponerse. Gracias por la visita.

      Eliminar
  2. Me apasiona, por fuera te ha quedado preciosa, pero por dentro tiene una pintazaaaaaaaaaaa. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, sí estaba rica, ya sabes que eso se mide por lo que sobra.... Un saludo

      Eliminar

Muchas gracias por visitarnos. Nos encanta recibir visitas, aunque por falta de tiempo muchas veces solo contestamos a las preguntas, pero leemos todos tus comentarios con cariño e interés.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...