MINI ROSCONES DE REYES PARA VERANO

Una receta de Esther Rodriguez
 El roscón de reyes es esa receta que por hacerse una vez al año nunca recordamos bien qué había que mejorar, que no podemos practicar. Es un tanto "sacrílego" hacer el roscón de reyes si no es reyes. Además de esto, hay otro argumento para hacer roscones en verano en Canarias. Nuestras viviendas, la mayoría de ellas al menos, no tienen calefacción, realmente no se necesita, pero nos perdemos en esas indicaciones de las recetas de invierno que dicen "dejar levar la masa cerca de la calefacción". Aquí resulta que en esa época es cuando las casas están más frías y las masas no suben ni con rezos. Es otra razón para hacer roscón de reyes en verano. Pero una solución intermedia ha sido camuflarlos un poco en forma de mini roscones.
La receta que más me ha convencido para hacer en casa es la de webos fritos así que vamos a ello:
Ingredientes
Para la masa madre
      70 gramos de leche entera
      10 gramos de levadura fresca de panadería
      1 cucharadita de azúcar
      130 gramos de harina de fuerza.
Para la masa principal
     60 gramos de leche entera
     70 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
      2 huevos medianos
     20 gramos de levadura fresca
     25 gramos de agua de azahar
     450 gramos de harina de fuerza
      una pizca de sal
     120 gramos de azúcar glas aromatizada con ralladura de limón y naranja (la piel de medio limón y media naranja aproximadamente, sin nada de blanco)
Para la decoración
     Huevo batido
     Azúcar humedecido con unas gotas de agua
     Frutas confitadas al gusto y/o guindas en almíbar
Preparación
Se prepara la masa madre templando la leche y deshaciendo en ella la levadura. Se mezcla con el resto de los ingredientes (el azúcar y la harina) y se forma una bola. Ponemos un bol con agua templada y metemos en él la bola. Inicialmente se irá al fondo con el peso, pero según va transcurriendo el tiempo empezará a flotar y cuando esto ocurra (unos 10 minutos) ya está lista para usarse.
Preparamos entonces la masa principal mezclando la levadura desmenuzada con leche tibia, tamizamos la harina y la ponemos en un bol de paredes altas, añadimos la levadura que hemos deshecho en leche tibia,  los huevos, el azúcar y la mantequilla, la pizca de sal y el agua de azahar, la ralladura de medio limón y de media naranja y la masa madre. Mezclamos con las manos o con una espátula adecuada hasta que se integre todo bien. Si tenemos batidora de ganchos para amasar puede ponerse en ella para el amasado, si no se dispone de ella, puede hacerse a mano.
Colocamos la masa en una superficie de trabajo que previamente hemos pincelado con aceite y comenzamos a amasar con las manos aceitadas. Cuando la masa esté elástica se forma una bola y se deja levar en un lugar templado y resguardado, cubierta por un paño de cocina hasta que aumente su tamaño (como mínimo 5 horas).
Una vez que ha levado dividimos la masa en porciones iguales que podemos lograr pesando cada porción o bien dividiendo la masa primero por dos, estos dos trozos de nuevo en dos y obtenemos cuatro y a su vez estos cuatro de nuevo en dos. Ocho mini roscones quedarán bastante bien de tamaño, pero esto es al gusto de cada cual. Entre más veces se divide la masa más pequeños quedarán los roscones.

Dividida la masa formamos los roscones haciendo primero una bola y abriendo el agujero en el centro presionando con el dedo. Para lograr que la masa no vuelva a su sitio y nos desaparezca el agujero pondremos en cada uno un rollito que confeccionaremos con papel de aluminio (como se aprecia en la fotografía) No obstante, si la masa tendiera a encogerse demasiado es mejor dejar que repose otros diez minutos y volver a intentarlo.

Colocamos los rollitos en la bandeja del horno en la que se habrá colocado papel de hornear con la suficiente separación entre ellos. Dejamos reposar hasta que doblen su volumen (orientativamente puede ser unas dos horas). Transcurrido este tiempo pintamos la superficie con el huevo batido muy delicadamente para que no se pinchen ni se bajen y colocamos a cada roscón unos trozos de fruta confitada y unos montoncitos de azúcar humedecida
Precalentamos el horno a 200º, calor arriba y abajo y horneamos unos 10 minutos, pero cuando haya transcurrido la mitad del tiempo bajamos la temperatura a 180º. Este punto es muy relativo porque depende del horno, pero si vemos que toman color demasiado pronto podemos poner un papel de aluminio por encima.
Sacamos del horno y dejamos reposar sobre una rejilla. Podrían rellenarse como los roscones grandes pero a mi me pareció mejor dejarlos tal cual.
Se quedan buenísimos y ya sabemos que fuera de las fechas de navidad los dulces típicos saben muchísimo mejor.

Que sigan disfrutando del verano

6 comentarios:

  1. Me parece una idea perfecta tu versión mini y tienen un aspecto buenísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que puedas resistir el horno en estas fechas, es una buenísima opción. Gracias Ra.

      Eliminar
  2. Madre mia como debe de estar esto! Llevo unos dias oensando en le Roscon de Reyes y me has puesto los dientes largos con la foto. Que pintaza Esther. Saludos desde
    Http://bilyrecetas.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bilyana, espero que encuentres una versión sin huevo.

      Eliminar
  3. Me alegro mucho de que por fin te tengamos de comentarista, y al menos podamos alegrarte la vista. Un beso.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitarnos. Nos encanta recibir visitas, aunque por falta de tiempo muchas veces solo contestamos a las preguntas, pero leemos todos tus comentarios con cariño e interés.