TARTA DE NUECES DE PECÁN (PECAN PIE)

Una receta de Esther Rodriguez
Para un almuerzo que siempre es distendido, relajado y divertido, que venimos celebrando un grupo de amigos/as muy cercanos durante el verano, desde hace ya unos cuantos años… ¡más de diez seguro!, se hizo esta tarta de nueces pecanas, pacanas, de pecán o “Pecan Pie” como indicaba la receta que guardaba desde hace mucho tiempo. Y, aunque este año tuvimos algunas ausencias involuntarias, el espíritu del encuentro no decayó…comida y tertulia al aire libre, desde el almuerzo hasta las tantas de la noche.

Nos  gustan mucho los frutos secos y por supuesto los dulces que los contienen, pero este antojo de las nueces de pecán tuvo ciertas complicaciones porque las dichosas nueces no aparecían en ninguna de las tiendas donde acostumbro a comprar. Finalmente, en un puesto del Mercado de Vegueta, el Mercado con más solera de esta Isla de Gran Canaria, que me recordó Victoria, estaban las dichosas pecanas o pacanas que tampoco hay unanimidad para su nombre.

Y, aunque era la primera vez que la hacía, los comensales eran de extrema confianza como para ser degustadores y críticos voluntarios. El resultado fue una tarta no muy dulce, nada empalagosa y contundente, para servir en raciones pequeñas y que acompañada de un helado suave, como por ejemplo de vainilla, para no ocultar los sabores que esconde este buenísimo pastel, es ideal para el verano. Imagino que igual de buena será para una tarde de invierno con una taza de té o café. Probaremos, seguro, porque ya mismo pasamos la receta a la carpeta de “recetas para repetir” y con la anotación de "no cambiar nada".

Ingredientes:

Para la base 
375 gramos de harina floja. 200 gramos de mantequilla
90 gramos de agua helada 
Una pizca de sal.

1 huevo (para pincelar los adornos de la superficie, en su caso)

Para el relleno:
5 huevos
300 gramos de azúcar moreno
90 gramos de mantequilla
70 gramos de sirope o jarabe de maiz (en este caso marca Karo)
30 gramos de miel de caña.
15 gramos de ron oscuro
1 cucharadita de vainilla (usé pasta de Home Chef)
Una pizca de sal
350 gramos de nueces pecanas bien picadas, excepto algunas que reservamos para adornar. (La receta original ponía 480 gramos)

La masa puede prepararse con Thermomix o por métodos tradicionales.  La mantequilla debe estar bien fría, especialmente si se hace a mano para compensar el calor que transmiten estas. Si se hace a mano se colocará la harina en forma de volcán en una superficie de trabajo que esté también fría, se añade la sal y  la mantequilla cortada en cuadraditos pequeños y se amasa con las manos no demasiado tiempo, se añade el agua helada poco a poco y se termina de integrar formando una bola que se cubre con film. En Thermomix se pone el harina con la sal se le da un golpe de batido para mezclar bien, se añade la mantequilla en cuadraditos y se mezcla en velocidad 4/5 unos 20 segundos. Se añade el agua bien fría poco a poco y se sigue pulsando en velocidad 4/5 hasta que vaya integrando el agua poco a poco. Formar una bola y cubrir con un film. Poner la masa en la nevera durante 30 minutos. 

 Precalentar el horno a 200 grados y preparar el molde extendiendo mantequilla por toda su superficie. En este caso se usó un molde desmoldable rectangular de 31 cm x 21 cm.  El fondo se forró además con papel de horno.

Para colocar la masa en el molde se prepara una superficie adecuada (encimera, tapete de silicona o mármol) que no esté caliente y se espolvorea con un poco de harina. Con un rodillo se extiende la masa rápidamente hasta que tenga aproximadamente la superficie del molde y un grosor no menor de un centímetro. Es una masa poco consistente que tiende a partirse pero que también puede pegarse fácilmente una vez en el molde. Ayudándonos con el rodillo, trasladamos la masa al molde dejándola caer y terminamos de extender con las manos. Cuando todo el molde esté cubierto, pasamos el rodillo por la superficie para cortar los restos de masa que sobresalen. Con estos recortes formamos de nuevo una bola, estiramos un poco y con un cortapastas para galletas de la forma que más nos guste, cortamos la pasta para usarla como adorno (en este caso mariposas, aunque se hundieron un poquillo en la mezcla del relleno, la próxima vez intentaré que sean lo más finas posibles para que no se hundan o a hornearlas por separado).

Colocamos sobre la masa unas legumbres o bolitas de cerámica a modo de peso para que no suba y horneamos durante 20 minutos. Cuando transcurran los primeros 5 minutos bajamos la temperatura de los 200º iniciales hasta 180º aproximadamente. Sacamos del horno, y dejamos enfriar un poco en lo que preparamos el relleno.

Para el relleno se ponen los cinco huevos en un bol alto y se baten bien, a mano o con una batidora. Se van añadiendo todos los ingredientes del relleno uno a uno y en cuanto estén bien integrados se vierte esta mezcla en la base que ya estará algo fría. Se adorna la superficie con las mariposas de masa que hicimos anteriormente y con las nueces que dejamos reservadas enteras. Pincelamos las mariposas con huevo batido antes de introducir nuevamente en el horno.
Horneamos durante por 25-30 minutos a 180º calor arriba y abajo, vigilando que no se queme la superficie, si así fuera puede protegerse la superficie con un papel de aluminio, pero con cuidado que no entre en contacto con la tarta porque podría quedarse pegado y estropear la superficie al retirarlo.

No es necesario pinchar el relleno para comprobar que está hecho porque la masa sigue siendo muy húmeda aún después de horneada, así que hay que confiar en que esté hecha, (que transcurrido el tiempo del horneado que dice la receta, lo estará con toda seguridad). Dejamos enfriar dentro del molde unos 15 minutos sobre rejilla y desmoldamos. Terminamos de enfriar sobre rejilla antes de pasar a la bandeja definitiva.

La receta original ponía que se puede servir caliente con helado. Yo opté por guardar en la nevera desde que estuvo hecha y servir fría con helado también.

Está muy rica. ¡Ah!, y es de las que desprende un aroma maravilloso, toda la casa huele a algo bueno, muy bueno.

Esta receta la vi en el blog "Las delicias de vivir".  
Espero que les guste



10 comentarios:

  1. Qué delicia de tarta! Y con el helado para acompañar la hacen un postre riquísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. joooo que bueno y con el heladito ummmm el detalle de las mariposas me encanta. un besoteeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  3. espectacular !!

    http://neferuracocinera.blogspot.co.uk/

    ResponderEliminar
  4. Que ganitas de darle un mordisco. Sí que son difíciles de encontrar las nueces de pecan,pero lo intentaremos.

    ResponderEliminar
  5. que bonita ha quedado y la combinacion de la tarta + helado ya espectacular. Saludos desde
    http://bilyrecetas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno tiene que estar!!! Me encantan este tipo de bizcochos y ya con el helado ni os cuento!!!

    Un besito,

    ResponderEliminar
  7. Hola! M gustaría saber si l crema kda cn consistencia como para rellenar hojaldre, gracias

    ResponderEliminar
  8. Hola! M gustaría saber si l crema kda cn consistencia como para rellenar hojaldre, gracias

    ResponderEliminar
  9. Hola! M gustaría saber si l crema kda cn consistencia como para rellenar hojaldre, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María José, nunca he probado con hojaldre pero estoy segura de que iría bien.

      Eliminar

Muchas gracias por visitarnos. Nos encanta recibir visitas, aunque por falta de tiempo muchas veces solo contestamos a las preguntas, pero leemos todos tus comentarios con cariño e interés.