miércoles, 19 de marzo de 2014

TARTA DE QUESO Y VIOLETAS PARA CELEBRAR QUE ¡CUMPLIMOS UN AÑO!

¡¡¡¡¡¡VA POR USTEDES!!!!!

Hoy se cumple un año desde que, cansadas de dedicar gran parte de nuestro tiempo a proyectos que nos generaban más sinsabores y disgustos que compensaciones, (que en esas lides nos conocimos las autoras de este blog), decidimos que ya era el momento de hacer lo que nos diera la gana. Es decir, dedicar nuestro tiempo libre a una afición que tiempo atrás habíamos descubierto que compartíamos. Ambas trabajamos, tenemos familia y miles de obligaciones que, voluntariamente o no, vamos asumiendo en la vida, pero decidir que entre tus actividades prioritarias debe figurar alguna por puro capricho… ¡es un gustazo!
Este blog, como decimos en nuestra presentación, nació hace un año para recopilar en un sitio común nuestras recetas y experimentos, y podemos decir con satisfacción que ¡así continúa un año después!. No hemos querido que sea un sitio "para la galería", no vendemos nada, no tenemos tiempo de coleccionar amigos y comentarios,  ¡ojalá pudiéramos!, y por eso somos muy comprensivas con los que nos visitan de puntillas sin comentar que han estado aquí. Dedicamos nuestras recetas prioritariamente a nuestra gente, la del mundo real, a nuestras respectivas familias, amigos, compañeros de trabajo, sufridores catadores, gente que hace nuestras recetas y nos lo dice, y normalmente personas que no escriben nada en este blog, porque nos ven cada día, nos llaman por teléfono, nos lo cuentan por facebook... a todos ellos por los ánimos que nos dan, las olas que nos hacen, etc., etc. ..
Tarta en copa de 24 cm de diámetro.
¡¡¡MUCHÍSIMAS GRACIAS!!!
Y a los nuevos amigos y amigas que hemos encontrado en el mundo virtual, muchas gracias también por haberse acercado a este blog, especialmente a los que comparten sus recetas por todo lo que nos enseñan en cada publicación, y el ruego de que nos sigan perdonando si no escribimos siempre en los suyos. 

Hemos querido aprovechar el día de hoy para hacer algunos pequeños cambios en el formato, y, a manera de celebración, decidimos hacer la misma receta pero que cada una la interpretara y presentara según su inspiración. Esta es una receta típicamente blogera, la tarta de violetas, y que además queremos que nos sirva para celebrar también, con cierto retraso, la jornada de lucha de las mujeres trabajadoras del 8 de marzo pero, sobre todo, la elegimos porque está buenísima.

La versión en copa gigantesca (tiene 24 cm. de diámetro), fue la interpretación que hizo Victoria, y la tarta con bizcocho de arabescos es la versión de Esther. 

Durante muchos años, aquí en Canarias, los caramelos de violetas eran una golosina que sólo venía de Madrid. Cuando familiares o amigos se desplazaban allí los traían de regalo. Eran, por tanto, algo extraordinario que no era posible comprar en las tiendas de las Islas. Desde luego eso terminó hace algunos años y por una parte nos sentimos afortunados de que haya cada vez más cosas a nuestro alcance. Pero por otra, constatamos que se pierde un poco el misterio y el valor relativo de lo escaso. La receta la vimos en  Mi dulce tentación, y la hemos hecho ya en varias versiones (al final ponemos las fotos). En algunos casos sustituyendo las galletas de la base por bizcocho genovés que, en el caso de la tarta, se empapa con el caramelo líquido de violetas que aprendimos de Mis cosillas de cocina y thermomix. Reproducimos completa la receta de la tarta porque conlleva más pasos, para hacer la copa, además de buscar una de estas dimensiones, simplemente hay que saltarse las indicaciones del arabesco e ir poniendo capas de crema y bizcocho para terminar con la cubierta que es idéntica.
Al final queda una tarta, copa, vasito o lo que sea,  muy delicada de sabor y buenísima, claro está siempre que te gusten los caramelos de violetas. El color varía ligeramente del violeta al azulón dependiendo de la marca de los caramelos.

INGREDIENTES
Para el bizcocho genovés:
4 huevos
120 gramos de azúcar
120 gramos de harina de repostería.
una cucharadita de pasta o esencia de vainilla.(opcional)
Para el relleno:
150 gramos de caramelos de violeta
En vasos individuales congelados para hacer con antelación.
200 gramos de queso cremoso tipo Philadelphia
500 ml de nata de montar
6 hojas de gelatina
1/2 vasito de leche.
Para la cubierta:
150 gramos de agua
100 gramos de caramelos de violeta
2 hojas de gelatina neutra.
Para el caramelo de violetas:
250 gramos de caramelos de violetas
100 ml de agua.
Para el dibujo arabesco del bizcocho:
15 gramos de mantequilla
15 gramos de azúcar
1/2 clara de huevo
10 gramos de harina
1 cucharadita de pasta de violetas.

ELABORACIÓN
Preparamos en primer lugar el adorno arabesco, para ello mezclamos los ingredientes bien y con la ayuda de una manga pastelera con una boquilla lisa dibujamos los arabescos sobre un papel de hornear y, si es posible, en la placa de hornear que vaya a utilizarse para el bizcocho. La ponemos en el congelador unas horas.
Para el bizcocho, precalentar el horno a 180ª C. Yo utilicé Thermomix, pero con los mismos ingredientes también se puede hacer sin ella, con una simple batidora común o batiendo a mano. Colocar la mariposa de batir en la TMX y añadir los huevos, el azúcar y la esencia de vainilla. Programar 6 minutos, a 37º y velocidad 4. Terminado ese tiempo se programan otros 6 minutos, velocidad 4, sin temperatura. Añadir la harina con cuidado que no quede sobre la mariposa y programar 4 segundos velocidad 3. Terminar de remover con la espátula con cuidado. Sacar la bandeja de los arabescos del congelador y volcar la masa encima alisando bien la superficie. Se hornea durante unos 10 o 15 minutos, y hay que vigilar cuando empiece a ponerse dorado, porque si nos pasamos con el tiempo quedará seco. Sacar del horno y dejar enfriar 10 minutos en una rejilla antes de desmoldarlo. Dejar reposar por unas horas o durante una noche si es posible. 
Para el relleno, ponemos de remojo las 6 hojas de gelatina en un recipiente con agua fría  Trituramos los 150 gramos de caramelos hasta hacerlos polvo y reservamos. Montamos la nata y la mezclamos con los caramelos triturados como si estuviéramos añadiendo azúcar. Ponemos un cazo con la leche a calentar y cuando esté caliente, escurrimos bien las hojas de gelatina ya hidratadas y las disolvemos en la leche caliente. Apartamos del fuego, dejamos enfriar un poco y mezclamos con el queso crema primero y con la nata montada después, de forma suave y homogénea hasta que esté bien integrado. Reservamos esta crema en la nevera hasta el momento de montar la tarta. 
Para el caramelo de violetas ponemos los 250 gramos caramelos y los 100 ml de agua en la Thermomix y programamos 10 minutos en velocidad 2 y 1/2 y 90º de temperatura. Cuando finalice programamos 2 minutos más a 100º de temperatura y velocidad 2 y 1/2. Antes de sacarlo comprobamos que esté todo el caramelo bien disuelto, si no fuera así programamos un par de minutos más. Si no se dispone de Thermomix se puede hacer poniendo un cazo al fuego con el agua, los caramelos y removiendo continuamente hasta que se deshagan.

Si disponemos de un aro regulable, montaremos la tarta poniendo un bizcocho en la base, y el bizcocho decorado cortado en tiras de unos 4 centímetros en el borde, calamos con abundante almíbar de caramelo, y añadimos la mitad de la crema de queso y nata. Volvemos a poner un bizcocho, lo regamos bien de caramelo y ponemos el resto de la crema (de esta crema separamos unas cucharadas en un bol aparte y le añadimos una cucharadita de pasta de violetas, se nos quedará una crema de color violeta. La colocamos sobre la crema blanca y removemos con una brocheta como vimos aquí) . Volvemos a poner la tarta en la nevera para que cuaje bien antes de poner la cubierta y la decoración. Si no disponemos de aro podemos usar las paredes del molde desmoldable o un aro de acetato confeccionado por nosotros. 
Mini tartas
Finalmente preparamos la cubierta. Para ello ponemos las 2 hojas de gelatina en remojo en un cuenco con agua fría y ponemos los 150 gramos de agua en un cazo al fuego, echamos los caramelos (100 gramos en este caso) y dejamos que se disuelvan por completo al fuego.Cuando estén se añaden las hojas de gelatina hidratadas y se remueve bien hasta que la gelatina se disuelva por completo. Esta cobertura debe dejarse enfriar un poco antes de usarla para que no deshaga la mousse que hemos hecho de nata y queso crema. Cuando esté fría, ponemos una cuchara sopera y vertemos suavemente la cubierta sobre la tarta dejándola caer sobre la cuchara, con el fin de que no se nos haga un cráter en la tarta. 
Volvemos a ponerla en la nevera hasta que la cubierta esté bien cuajada. Pasadas unas horas podremos decorarla a nuestro gusto.
Como verán admite mil presentaciones, a cuál más bonita, ¿o no?.
¡¡Y que nos acompañes por muchos años más!!

Modo mas tradicional





7 comentarios:

  1. Ya un año!!!!!!!! Felicidades!!!!!!! Pero con esta tarta, que tiene una pinta maravillosa...el liston esta muy alto, no se si me atrevere...ya vere. Pero de todas formas muchisimas, muchisimas felicidades!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Obe por acompañarnos desde el principio. Y si te gustan los caramelos de violetas, no dejes de hacerla. A mi es que me encantan. Si la encuentras un poco difícil empieza por la versión mas sencilla, sin el bizcocho arabesco de Esther. Solo con el color y el tremendo aroma a violetas quedarás encantada ¡¡

      Eliminar
    2. Porfa, donde consigo las pastillas de violetas?
      Porque yo las suelo traer de Madrid, pero aqui no se donde encontrarlas.
      Saludos

      Eliminar
    3. Yo las he encontrado, seguro, seguro en Makro, en la zona de golosinas en un tarrito de cristal color lila y es de la marca Miquelañez. En la calle Cano hay una tiendita pequeña al lado de Pisaverde, en la misma acera de la librería del Cabildo que es de golosinas en plan curiosito y tambien las traen a veces, porque me dijeron que con el clima nuestro se humedecen muy rápidamente. Y esther me dijo un dia que en el Corte Ingles tambien las había conseguido en ocasiones, pero cuando yo he ido me dicen que ya no las traen.

      Eliminar
  2. No hace un año que conozco el blog, pero desde que sé de él, soy de las que visita cada entrada y pasa de puntillas sin comentar.

    Más que por otra cosa, porque me quedo boquiabierta con las maravillas que hacen...

    Este es mi primer comentario y como la ocasión lo merece, aparezco para felicitarles el año, el blog, las tartas y hasta las fotos.

    Ya me gustaría ya, a mi, ¡ser una de sus sufridas catadoras!

    Me encanta la reposería pero sé y reconozco que es un mundo muy exacto y preciso (por cantidades, técnica, etc) en el que hay que ser fiel a la receta y, bien por no dedicarle el tiempo y paciencia necesarios, o porque me suele dar por saltarme las "exactitudes" de las recetas, soy más bien de cocina con cazuelas donde la improvisación y los cambios son menos "peligrosos" y más "permisibles".

    No sin cierta envidia envidiosa, jajajaja, quizá también por eso admiro más incluso sus tartas y postres, reconozco sus méritos, y alabo su decisión por la simple (o no tan simple) dedicación a ello por puro disfrute!

    Esther, el día que hagamos, por fin, esa comida pendiente, ya sabemos todos ¡quién va a traer la tarta!, jejeje.

    Muchas felicidades y muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias por tu comentario Ana y, por supuesto, que me encargaré del postre el día que hagamos una comida. Ya ves, decíamos en nuestra entrada que dedicabamos este aniversario a nuestra gente del mundo real, y como siempre tú tan rápida captaste el mensaje a la primera. Añado que se lo dedicamos a nuestra gente del mundo real y que ojalá sirva de excusa también para vernos un poquito más. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Me acaban de confirmar que se consiguen en Carrefour.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitarnos. Nos encanta recibir visitas, aunque por falta de tiempo muchas veces solo contestamos a las preguntas, pero leemos todos tus comentarios con cariño e interés.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...