TARTA DE CHOCOLATE CASTILLO MEDIEVAL

Una receta de Esther Rodriguez
Y como quien no quiere la cosa ha pasado un año entero desde la tarta de cochitos que vimos aquí  y nuestro Frando ha cumplido un año más, ¡y ya son cuatro!, pasó el verano y volvimos la rutina, y aquí dejó como siempre a sus tíos y tías con muchas ganas de volver a verlo.  Da vértigo lo rápido que pasa el tiempo. Aquí en este rinconcito guardamos para él las felicidades, para que le duren todo el año y que pueda venir a cogerlas cada vez que quiera... de la misma forma que su tía Carmen cogerá poco a poco los 17 besos ¡por lo menos! que le dejó en la nevera... Snif, snif, snif...
Y la receta es facilísima, en serio, porque contaremos con la ayuda de galletas y chocolate ¡que se compran hechos!. A él de todas formas le costó entender como se comía aquello y, cuando llegó el momento de partirla y pudo ver que debajo había una tarta normal le salió un "¡ay que simpática!" que nos hizo muchísima gracia...

Ingredientes para el bizcocho: (atención para un molde de 25x25 cuadrado usé cantidades dobles)
1 yogur natural (lavamos el vaso y secamos bien porque será la medida del resto de los ingredientes).
2 vasos de harina
1 vaso de cacao (si se quiere menos intenso puede ponerse 2,5 vasos de harina y medio de cacao en polvo) Yo usé Valor.
2 vasos de azúcar
1 vaso de aceite de oliva virgen extra de sabor suave
3 huevos (si son pequeños 4)
1/2 cucharadita de pasta de vainilla
1 sobre de levadura Royal
Ingredientes para la crema de merengue de naranja:
100 gramos de clara de huevo
200 gramos de azúcar
300 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
1 cucharada de pasta de naranja concentrada (yo usé de Home Chef)
Ingredientes para el ganaché:
340 gramos de chocolate negro
385 gramos de nata líquida
Ingredientes para el almíbar:
250 de agua
montaje de la tarta
150 gramos de azúcar
zumo de medio limón
Para formar las torres:
Galletas Milka de chocolate.
Cucuruchos de helado. (8)
Para cubrir tarta:
Tabletas de chocolate con cuadritos (en este caso Lindt) y una chocolatina Kit kat (para el puente levadizo)
Unos 100 gramos de chocolate derretido para unir las piezas.
Para los adornos:
Fondant de colores, pintura comestible, cuerditas y palos de madera. moldes de silicona para la cruz y herramientas para trabajar el fondant. 
Una base de corcho gruesa forrada (en este caso con papel adhesivo que se adapte al motivo de la tarta).
Preparación:
Si es posible, preparar el bizcocho y el ganaché de chocolate el día anterior. El bizcocho, porque se podrá cortar mucho mejor y los rellenos porque es imprescindible que estén unas horas en el frigorífico antes de su uso.
Preparar el molde, yo usé uno desmoldable cuadrado de 25 X 25 centímetros, con spray antiadherente o con mantequilla y harina.  Para el bizcocho, batimos el aceite con el azúcar y la pasta de vainilla hasta que esté bien disuelto. Añadir las yemas de los huevos de una en una y seguir batiendo. Añadir el yogur y seguir batiendo. Añadir la harina y la levadura tamizadas y batir muy poco, sólo para integrar. Y, por último, añadir las claras montadas a punto de nieve e integrarlas con una pala con movimientos envolventes. Poner la mezcla en el molde y hornear durante 50-60 minutos aproximadamente (tener en cuenta que mi bizcocho era en cantidades dobles).  No abrir el horno en los primeros 30 minutos y pinchar con una brocheta para ver si está hecho. Si sale seca el bizcocho está listo. Sacar del horno y dejar en una rejilla durante 10-15 minutos. Desmoldar y dejar enfriar del todo en la rejilla. Cuando esté completamente frío envolver en una lámina de plástico y dejar reposar, si es posible hasta el día siguiente. Una vez reposado, cortar en tres discos o en cuatro si  el bizcocho creció lo suficiente.
detalles 
También debe prepararse, si fuera posible, el día anterior el ganaché o crema de chocolate. Para ello trocear o rallar el chocolate y reservar. Poner la nata a calentar en un cazo y cuando esté a punto de ebullición añadir el chocolate rallado y remover bien con  unas varillas hasta que esté todo bien integrado. Dejar enfriar y reservar en la nevera durante unas horas o hasta el día siguiente.
Para el almíbar ponemos el agua, el azúcar y el zumo de limón al fuego hasta que el azúcar se deshaga por completo y tome una consistencia algo melosa. Retiramos del fuego. Dejamos enfriar.
La crema de merengue es una crema sedosa y suave que se puede dejar fuera de la nevera y que admite colorantes y sabores. Para preparar la crema ponemos las claras y el azúcar en el bol de la batidora si fuera de acero inoxidable o en cualquier otro bol al baño maría (se pone una olla ancha al fuego con unos dedos de agua y el bol donde tenemos las claras, que ha de ser algo más pequeño, se coloca dentro) y sin dejar de batir esperamos a que se caliente sólo hasta que notemos que el azúcar se ha disuelto (unos 4 minutos). Retiramos del fuego y montamos estas claras en velocidad alta hasta que se formen picos (unos 10 minutos). Debe estar fría antes del siguiente paso que es añadir la mantequilla para que no se derrita.
Bajamos la velocidad de nuestra batidora y vamos añadiendo la mantequilla en dados poco a poco. Notaremos como la crema va cambiando de textura, primero será una crema suave, luego pasa a estar algo grumosa y con aspecto de cortada y al seguir batiendo vuelve a estar suave. Hay que batir al menos otros 10 minutos.
Una vez hecha podemos añadirle sabores. En este caso añadimos una cucharada generosa de pasta de naranja y batimos hasta que se integre bien.
Para montar la tarta vamos poniendo un bizcocho, calamos bien con el almíbar y ponemos una capa de ganaché de chocolate, el siguiente bizcocho, almíbar y una capa de crema de merengue teniendo en cuenta que debemos acabar con una de chocolate que servirá de cobertura también para los laterales. 

trasera del castillo
Dejamos enfriar en la nevera. Sacamos y cortamos las cuatro esquinas de la tarta con un cortador redondo del tamaño aproximado de las galletas, de tal forma que encajen bien luego las torres que formaremos con las galletas. A continuación vamos encajando las galletas en los huecos que hemos hecho al bizcocho, y entre galleta y galleta ponemos un poco de chocolate derretido para que no se caigan. Al finalizar la torre, que deberá tener una altura proporcionada a la altura del bizcocho, le colocamos dos cucuruchos de helado al revés y pincelamos los mismos con el chocolate derretido. 
Una vez terminadas las torres cubrimos el resto de la superficie lateral de la tarta con cuadritos de chocolate pegándolos al ganaché con un poco de chocolate derretido. Llevamos de nuevo al frigorífico hasta el momento de servir o trasladar. 
En el último momento colocaremos los adornos hechos en pasta de azúcar, que tendremos hechos con antelación. Es muy práctico disponer de una base de corcho gruesa para colocar las decoraciones enterradas en ella y que no se muevan con el transporte. 
  
vista superior

 Espero que les haya gustado,




3 comentarios:

  1. Esther, me he quedado con la boca abierta, qué guapo este castillo. La princesa o los que vivan en él seguro que estarán encantados con su morada.
    Pero yo me iba a poner morada al comer tan rico manjar de chocolate.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta este castillo, todo con piezas de chocolate.

    ResponderEliminar
  3. Vaya tarta bonita!! me habéis dejado de piedra, a ver cuando puedo hacerla. un saludo y seguir así de originales, os seguiré de cerca. un beso

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitarnos. Nos encanta recibir visitas, aunque por falta de tiempo muchas veces solo contestamos a las preguntas, pero leemos todos tus comentarios con cariño e interés.