miércoles, 15 de febrero de 2017

TARTA JUGUETE DE ZANAHORIA Y CHOCOLATE (CHOCOLATE CARROT CAKE)

PARA FRANDO, OTRA VEZ,
Sigue creciendo el mayor de nuestros niños madrileños, a la velocidad de un rayo. Esta fue la tarta que hicimos para su sexto cumpleaños, hace unos meses. Está en esa adorable edad en la que los dientes de delante, las paletas nuevas, empiezan a crecer y parece que no son de su talla. Esa edad donde ya adopta expresiones y poses de adulto en algunas situaciones, y resulta simpatiquísimo. Y además ¡está hecho un campeón del balonmano!, así que ya puedo ir practicando la tarta del año que viene. Muchas felicidades te dejamos aquí para verlas siempre que quieras, que cumplas muchos más y que nosotros podamos celebrarlos contigo. Te veremos muy pronto. 
Esta modalidad de "tartas juguete" es una excelente opción cuando no tenemos tiempo de hacer todas las figuras en pasta de azúcar, o  cuando un tiempo caluroso y húmedo, como el de Canarias en agosto, te impide ponerte a modelar nada porque todo se derrite. Además tiene la ventaja que el juguete forma parte del regalo y puede seguir usándose cuando el cumpleaños ha pasado. El truco está en integrar la temática del juguete en la propia forma de la tarta. 
Aquí, además de una rica tarta de zanahoria, que anima a comer verdura a los niños que sean reacios, se usaron unas riquísimas rocas de tres chocolates. La receta de las rocas la publicaré en breve porque se le pueden dar mil usos. 
Se hicieron dos tartas, una redonda en un molde de 30 centímetros, y otra superior con el molde de Wilton de piñata, aunque vale cualquier molde redondo. 
La cubierta es la típica de las tartas de zanahoria, pero añadiendo cacao y yogur griego para hacerla más suave. Como era bastante grande se usaron las cantidades que describo a continuación multiplicadas por tres. 
Con las cantidades que se describen en la receta puede usarse un molde de 20 cm de diámetro y quedará perfecta.
Ingredientes:
Para el bizcocho:                                                               Para el frosting de chocolate:
200 gramos de harina de repostería                                  270 gramos de chocolate fondant
80 gramos de harina de trigo integral                                85 gramos de mantequilla
25 gramos de cacao puro en polvo                                    170 gramos de queso Philadelphia
una cucharadita de bicarbonato                                         240 de azúcar glas
2 cucharaditas de levadura Royal                                      40 gramos de cacao en polvo
1/2 cucharadita de sal                                                         1/2 cucharadita de sal
1/4 cucharadita de nuez moscada molida                           1 yogur griego
2 cucharaditas de canela molida
340 gramos de zanahoria, pelada y en trozos.
200 gramos de piña fresca pelada  y en trozos.
100 gramos de nueces pecanas (tostadas en el horno previamente).
4 huevos grandes
200 gramos de azúcar normal
100 gramos de azúcar moreno
240 ml de aceite de girasol
1 cucharadita de pasta de vainilla
Preparación:
Para preparar el bizcocho empezamos precalentando el horno a 180º y engrasando nuestro molde con mantequilla y cacao en polvo o de la forma que acostumbremos. Reservamos.
A continuación mezclamos en un bol todos los ingredientes secos: harinas, cacao, bicarbonato, levadura, sal, nuez moscada y canela y removemos bien. Reservamos.
Rallamos la zanahoria y reservamos.
Trituramos la piña y reservamos.
Trituramos las nueces y reservamos.
En un bol amplio batimos los huevos con el azúcar hasta que blanquee, añadimos el aceite, la vainilla, la zanahoria rallada, la piña y las nueces y mezclamos bien. Incorporamos poco a poco los ingredientes secos mezclando cuidadosamente con movimientos envolventes.
Pasamos la mezcla al molde y horenamos 40 o 45 minutos. Debemos pinchar para comprobar si está cocinado, cuando el pincho sale seco. 
Retiramos del horno y cuando esté templado, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para preparar el frosting o cubierta troceamos o rallamos el chocolate y lo fundimos al microondas de poco a pocos segundos, en cada intervalo sacamos y removemos, hasta que veamos que está completamente fundido. Reservamos.
En otro bol ponemos la mantequilla a temperatura ambiente, el queso Philadelphia, el azúcar glas, el cacao y la sal y batimos bien hasta integrar.
Incorporamos el chocolate fundido y el yogur y seguimos mezclando, hasta que nos quede una crema homogenea.
Para montar la tarta cortamos el bizcocho en capas, dos o tres según la altura que haya alcanzado el bizcocho y nuestra habilidad para cortarlo (siempre se maneja mejor si se deja reposar el bizcocho de un día para otro). Colocamos un disco en nuestro plato de presentación y extendemos 2 o 3 cucharadas de crema. Repetimos este procedimiento con el resto de los discos. Finalmente cubrimos con la crema toda la superficie y laterales de la tarta. 
Si queremos que quede bien lisa, daremos una primera capa fina de crema que actuará como tapaporos, llevamos al frigorífico y al cabo de una hora sacamos y volvemos a cubrir con una capa más gruesa que podremos alisar. 
Esta crema también puede ponerse en una manga pastelera con la boquilla que más te guste para realizar decoraciones con manga. 
Así queda por dentro, ¿a que dice cómeme, cómeme?...
¡Hasta la próxima!


1 comentario:

Muchas gracias por visitarnos. Nos encanta recibir visitas, aunque por falta de tiempo muchas veces solo contestamos a las preguntas, pero leemos todos tus comentarios con cariño e interés.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...